lunes, 13 de julio de 2015

Avellanas y talismanes: La Diosa Blanca

Muchos lectores conocen—y en caso contrario, ya lo recuerdo aquí— que mis creencias espirituales son, cuanto menos, «peculiares». Toda religión cuenta con su libro sagrado. Yo guardo el mío como esas Biblias de cómoda de motel estadounidense, con la diferencia de que sí acudo habitualmente al texto. Me refiero a «La Diosa Blanca» de Rovert Graves (sí, sí, el de «Yo, Claudio»), un ensayo histórico del mito poético desde la antigüedad. En su vientre, esta Diosa porta un vasto contenido sobre mitología, esoterismo, creación de la imagen y el ritmo, los temas universales de la Literatura —que se reducen a seis o siete o, si nos ponemos estrictos, a dos: Amor y Muerte— y el viejo transcurrir de la vida que todo escritor ha cantado durante generaciones, el asesinato ritual del año viejo que la Diosa realiza para transformar a su amante en el año nuevo, el ciclo estacional. 

Podría tirarme aquí muchas páginas muy aburridas para el lector habitual de bitácoras digitales divagando sobre las bondades de este tomo. Baste decir que sólo se encuentra traducido en Alianza, que hasta la nueva edición en tapa dura y ampliada (que una persona a la que quiero mucho me regaló las pasadas navidades) sólo existía la de bolsillo, que ya tengo herida y subrayada desde mis tiempos de estudiante fracasado. Aviso a navegantes, no hablamos de lectura ligera para el verano. Por supuesto, tampoco nada económica (esa persona me quería mucho y me conocía muy bien al regalármelo, un presente de amor que el verano hace sudar de melancolía). El saber claro que ocupa lugar: se introduce en un hueco de la billetera.  

En diferentes secciones del libro se pone mucho énfasis en los mitos de la vieja Irlanda y sus seres mágicos, también en los Druidas/poetas que transmitían su saber mediante la tradición oral, a modo de poemas/hechizos y, por supuesto, en el significado simbólico de los árboles y el pulso vivo de la Madre Tierra, una de las personificaciones amables de la Diosa. Por supuesto, el avellano ocupa un lugar de privilegio que se ve traducido a letra del alfabeto secreto de aquellos sacerdotes junto al manzano, el espino blanco, el aliso o el todopoderoso roble. El avellano nunca se quiebra aunque se doble, como el junco, sabe perdonar y olvidar, se caracteriza por su flexibilidad y sus ramas no deben ser cortadas sino «suplicadas» y, en caso de ser merecedores, el espíritu dentro de su tronco dejará caer una de las mismas, implicando un regalo de gran poder como cayado mágico, caracterizándose por firme ligereza y flexibilidad. También es uno de los «¿dioses?» al que se acudía para implorar fertilidad y, en muchos lugares, suelen ofrecerse en tradición avellanas verdes a las mujeres que desean ser madres por encima de todo. 

Cuenta la leyenda que existe un pozo o un lago de agua cristalina, en medio de un claro —cuyo nombre y situación, por supuesto, no mencionaré aquí, más que nada porque ya me gustaría conocerlos—, coronado por los nueve «avellanos de la sabiduría». Producen sin cesar flores y frutos (simbolismo de belleza y verdad: iluminación y epifanía) que dejan caer dentro del agua y del que se alimentan los salmones que viven en ella. Si alguien come de esas avellanas o alguno de los salmones, adquirirá el don de la profecía y la poesía, que no dejan de entrar en el mismo negociado por mucho que los positivistas descreídos y analíticos lo separen (o, por ponernos, desprecien directamente el don de la profecía). La avellana tiene un gran poder, supone una metáfora de la fertilidad, el saber, la belleza y la Verdad. Una ayuda de tiempos de oscuridad. 

Pero creo que he hablado demasiado ya de todo ello. Me quedo con una cosa: el sábado, durante una comida familiar en un restaurante que mostraba cestos rústicos repletos de frutos, se llevaron a mi hija a dar un pequeño paseo, volvió con un regalo, me lo puso en la mano sonriendo como sólo ella sabe después de darme uno de sus besos y abrazos mudos antes de pasar a otra cosa igual de importante como una cuchara o un vaso con agua. Al abrir la mano, en mi palma descansaba, redonda y perfecta, una brillante avellana que ya no abandonará mis bolsillos.  

Todo el mundo necesita un talismán que le proporcione Belleza, Sabiduría y Verdad. Mis hijos son el mío y, mientras no los tenga cerca, me queda esa avellana. 

Hasta la próxima grabación y recordad que siempre hay algo bueno y malo en la Verdad: todo el mundo tiene una. 

Buenas noches, Nueva Orleans.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta bitácora agradece tus comentarios. ¡Son un regalo y una forma de crecer!

Porque nunca fue suyo

Nube de Etiquetas

Abel Santos abisales Abuelo Aciertos Alberto Ávila Alberto Ávila Salazar Alberto Dávila Vázquez Alberto Infante Alberto Masa Alfredo Moreno Alicia Alien Almendros Amor Ana Ares Ana Gorría Ana Pérez Cañamares Andreida Ángeles Antergo Antología Antonio Daganzo Antonio Montero Arena Arganda del Rey Argentina armadura Arte Asociación de Editores de Poesía Asociaciones Ateneo de Madrid Athnecdotario Incoherente Aula de la palabra Ausencia Avellanas Ballenas barca Barro Basura Belleza Bergman Berlín besos Biblioteca Eugenio Trías Biodegradación Blade Runner Blanca Uriarte Blas de Otero Blues Bogart Boli «bic» Borrado Bosque Buenas Noches Nueva Orleans Burgos Caca Cáceres Café Comercial Café Literario Calabazas en el Trastero CalaveraDiablo Calles Camarera Cannon Caracol Carlos Guerrero Carlos Montero Fernández Carta Casa de América Casa del Libro Casablanca Caserón Castañas Castillos de arena Cazafantasmas Celofán Centro Riojano Cerradura Charles Athman Chema Hernández Christopher Lee Ciclos Cielo Ceniza Ciencia Ficción Cine Coca-Cola Colaboraciones Colección De Jaque Colección Insomnia Columpios Comegente Cómic Conan Condensador de Flujo Cóndor Contemporáneos Costumbre Country Covibar crackers Críticas Cruce de caminos Cuento de navidad Cultura Damasco Darío Vilas Dark Water Darth Vader David Gómez Hidalgo David Jasso Delantal Delirios de un sombrerero loco Delorean Deriva Desayuno Deseos Despertar Día del libro Diario de un espectro Diego Luis Sanromán Disney Doctor Extraño Doctor Motosierra Dolores Serrano Forero Don Quijote Donde mueren las mujeres Dr. NO Drácula Ecuador Ediciones Devenir Ediciones Kelonia Ediciones Lastura Ediciones Libros del Innombrable Ediciones Nostrum Ediciones Satori Ediciones Valdemar Ediciones Vitruvio Editorial Neopàtria Egoísmo El busto de Lovecraft recomienda... El camino imperfecto El hombre de la pistola de oro El Quirófano Ediciones El Retiro El rito El Señor de los Anillos Elecciones Elena Muñoz Eloy Alonso Eloy Sánchez Rosillo Emilio Bueso Emilio González Emociones Enero Entrevistas Epifanía Erika Cristina Rodríguez Padrón Errores Escher Escritores de Rivas Escritura ESMATER esparadrapo espectro Espejos estaciones Eugenio Rivera Eventos Extraño Oeste Fantasma Federico García Lorca Feria del libro Fernando Marías Fernando VII Festivales firmas Fotografías y recuerdos fracturas Francisco Castañón Francisco Illán Vivas Francisco Márquez Frankenstein: diseccionando el mito Friki Frío Fuente Gatos Género Z Ghost Riders in the Sky Gil de Biedma Girasol Gloria Fuertes Gótico Hadas Halloween Hamburguesas Hamster Heavy Metal heridas Héroes Hijos Homenajes Horror Humor Ignacio Sánchez Impaciencia Inocencia Insomnio Intriga Invierno Ioana Gruia Ítaca Iván Rojo James Bond Japón Jardín Zen Javert Javier Fernández Jiménez Javier Quevedo Puchal Javier Rey Ruiz Jazz Jesús de Castro Jesús Gómez Joe Álamo John muere al final Johnny Guitar Jornadas góticas José Elgarresta José María Muñoz Quirós José Óscar López Juan Planas Junio Juventud Karmelo C Iribarren King Diamond Koji Suzuki La Biblioteca Encantada La Central de Callao La Diosa Blanca La letra perdida La Santa Muerte La voz de las sombras Lágrimas Laird Barron Larioja.com Las sumas y los restos Laura Firenze Lectura León Felipe Letras Vivas Leyendas Libro Libros Literatura Llave Lluvia Lo desconocido Lolo Lovecraft Luis Alberto de Cuenca Luna Luz Madres Madrid Magia Magnolio Maidhisa Manuel Hernández Manuel Vilas Mañanas Maquetas Mar Marco A. Antón María Iglesias Pantaleón María Jesús Mingot María José Mattus Mariposas Mark Strand Marvel Masters del Universo Matrix Medellín MedMad Medusas Melancolía México Miedo Miguel Ángel Miguel Puente Miriam Cobos Mississipi Misterio Mitología Molinillo de viento Molinos de viento Momentos de arena y hielo Monstruos Montaña rusa Moon River Mozart Muerte Mujeres Música Necrológicas NGC 3660 Nicho Nihilismo. Fiestas señaladas Niños Noche de los libros Noche de San Juan Nochebuena NOCTE Nostalgia Novela Océano Pacífico Olas Olvido Oscuridad Otoño Pablo Méndez Paca Aguirre Pacífico Pandora Magazine Papageno París Parque Patricia Pérez Pedro Sánchez Sanz Pegamento Peluche Penélope Pepsi Pérdida pereza Perro Pesadillas Petra Hernánz Robledo Piscina vacía Plastilina Poe Poesía Postverdad Premios Presentaciones Prisa Proyectos Pub Viejo Estilo Publicaciones Punto de No Retorno Quirófano R&B Radiación Radio Radiodiagnóstico Rafael Llopis Ramón Hernández Raquel de Marichalar Ratón Raúl Herrero Rebeldía Recitales Recuerdos Recurrencias Redes sociales Regreso al Futuro Relatos Reloj Reseñas resonancia Revista Acantilados de Papel Revista Aquerellen Revista El Cobaya Revista La Galla Ciencia Revista Prótesis Rituales Rivas Vaciamadrid Robert Graves Rocío para Drácula Rocío Romero Rock Rocódromo Romanticismo Rosario Gómez Rubén Serrano Rutina Sabiduría Saco de Huesos Sad Hill Sala Art Design Salmón Salvador Luzzy Samarkanda Sauce Scaramanga Semana Gótica de Madrid Septiembre serendipia Sergio Jiménez Siglo XXI Sol Soledad Sombras y ceniza Sombreros Sombrilla Sonrisa Soraya Murillo Spiderman Stairway to Heaven Star Wars Submarinos Superpoderes Talismanes Talleres Tamtam Press Tarot Telaraña Teléfono Terror Tertulias Tiburón Tiempo Tierra Tilos Tortugas Traducciones propias Traje de novio Transparencia turrón Universos paralelos Vacas Vapor Ventriloquía Verano Verdad Vicente Rodríguez Lázaro Vida real Vienna Villanos Vincent Price Violín Web Wendy

Translate/Traducir